paint-brush
Navegando por la ética de la inteligencia artificialpor@antonvokrug
2,921 lecturas
2,921 lecturas

Navegando por la ética de la inteligencia artificial

por Anton Vokrug23m2023/10/26
Read on Terminal Reader

Demasiado Largo; Para Leer

Este artículo describe los esfuerzos actuales para proporcionar una base ética para la IA e identifica los principios éticos de la IA más comunes en los que se centra el trabajo en curso. Luego, examina la implementación de la ética de la inteligencia artificial desde los principios hasta las prácticas para encontrar formas efectivas de poner en práctica los principios éticos de la inteligencia artificial. Además, se presentan algunos ejemplos de instituciones dedicadas específicamente a la ética de la IA, así como a los estándares éticos de la IA. Finalmente, se discuten algunas sugerencias intuitivas para la implementación.
featured image - Navegando por la ética de la inteligencia artificial
Anton Vokrug HackerNoon profile picture


La inteligencia artificial (IA) se define comúnmente como una entidad interactiva, autónoma y de autoaprendizaje que es capaz de realizar funciones cognitivas a diferencia de la inteligencia natural demostrada por los humanos, como percibir y moverse, razonar, aprender, comunicarse y resolver problemas ( M Taddeo y L. Floridi, “How AI can be a force for good”, Science, vol. 361, n.º 6404, págs. 751–752, agosto de 2018, doi: 10.1126/science.aat5991 ). Está muy avanzado en predicción, automatización, planificación, focalización y personalización, y se considera la fuerza impulsora detrás de la próxima revolución industrial ( Revoluciones industriales: las 4 principales revoluciones en el mundo industrial”, Sentryo, 23 de febrero de 2017 ) . Está cambiando nuestro mundo, nuestras vidas y la sociedad, además de afectar prácticamente todos los aspectos de nuestra vida moderna.


Descripción general del contenido

  • Fundamentos de la Ética de la Inteligencia Artificial
  • Cuestiones éticas relacionadas con la IA
  • Desafíos de la privacidad en la era de la IA
  • El poder de las grandes tecnologías basadas en datos
  • Recopilación y uso de datos por tecnologías de inteligencia artificial
  • Problemas de prejuicios y discriminación
  • El futuro de la privacidad en la era de la IA
  • Necesidad de regulación
  • Importancia de la seguridad y el cifrado de datos
  • Correlación con la Computación Cuántica


Fundamentos de la Ética de la Inteligencia Artificial


En general, se supone que la inteligencia artificial puede permitir que las máquinas demuestren una cognición similar a la humana y que es más eficiente (por ejemplo, es más precisa, más rápida y funciona las 24 horas del día) que los humanos en diversas tareas. Son numerosas las declaraciones sobre las perspectivas de la inteligencia artificial que están creciendo en diversos ámbitos de nuestras vidas.


Algunos ejemplos: en la vida cotidiana, la inteligencia artificial puede reconocer objetos en imágenes, puede transcribir el habla en texto, puede traducir entre idiomas, puede reconocer emociones en imágenes faciales o en el habla; a la hora de viajar, la inteligencia artificial posibilita la conducción de coches autónomos, permite a los drones volar de forma autónoma, puede predecir la dificultad de aparcamiento en función de la zona en ciudades concurridas; en medicina, la inteligencia artificial puede descubrir nuevas formas de utilizar los medicamentos existentes, puede detectar una serie de enfermedades a partir de imágenes y hace posible la medicina personalizada; en agricultura, la inteligencia artificial puede detectar enfermedades de los cultivos y rociar pesticidas con gran precisión; En finanzas, la IA puede negociar acciones sin ninguna intervención humana y procesar automáticamente reclamaciones de seguros.


La IA puede predecir condiciones climáticas potencialmente peligrosas en meteorología; La IA puede incluso realizar una variedad de trabajos creativos, como pintar una réplica de la obra de arte de Van Gogh, escribir poesía y música, escribir guiones de películas, diseñar logotipos y recomendar canciones, películas o libros que te gusten. La IA puede hacer que las cosas sean tan inteligentes como las humanas, o incluso más inteligentes. Varias afirmaciones ambiciosas sobre las perspectivas de la IA están alentando a que la IA se implemente ampliamente en diversos campos, incluidos los servicios públicos, el comercio minorista, la educación, la atención médica, etc. Por ejemplo, la inteligencia artificial proporciona monitoreo del cambio climático y los desastres naturales, mejora la salud y la seguridad públicas. gobernanza, automatiza la administración de los servicios públicos y fomenta la eficiencia para el bienestar económico del país. La IA también ayuda a prevenir el sesgo humano en los procesos penales, proporciona una detección eficaz del fraude (por ejemplo, en las áreas de seguridad social, impuestos, comercio), mejora la seguridad nacional (por ejemplo, mediante el reconocimiento facial), etc. Sin embargo, la inteligencia artificial puede tener impactos negativos en las personas.


Por ejemplo, la inteligencia artificial normalmente necesita enormes cantidades de datos, especialmente datos personales, para aprender y tomar decisiones, lo que hace que la cuestión de la privacidad sea una de las preocupaciones más importantes de la IA ( M. Deane, “AI and the Future of Privacy”, Towards Data Science, 5 de septiembre de 2018. https://towardsdatascience.com/ai-and-the-future-of-privacy-3d5f6552a7c4 ) .


Dado que la IA es más eficiente que los humanos a la hora de realizar muchos trabajos repetitivos y de otro tipo, a las personas también les preocupa perder sus empleos debido a la IA. Además, las redes generativas adversarias (GAN) altamente avanzadas pueden generar rostros, voces, etc. de calidad natural ( TT Nguyen, CM Nguyen, DT Nguyen, DT Nguyen y S. Nahavandi, “Deep Learning for Deepfakes Creation andDetection: A Survey ”, arXiv:1909.11573 [cs, eess], julio de 2020 ) , que puede usarse para actividades dañinas en la sociedad.


En vista de las diversas y ambiciosas afirmaciones de la IA, así como de sus posibles impactos adversos en los individuos y la sociedad, como se mencionó anteriormente, enfrenta cuestiones éticas que van desde la gobernanza de datos, incluido el consentimiento, la propiedad y la privacidad, hasta la equidad y la responsabilidad, etc. El debate sobre las cuestiones éticas de la inteligencia artificial comenzó en la década de 1960 (TT Nguyen, CM Nguyen, DT Nguyen, DT Nguyen y S. Nahavandi, “Deep Learning for Deepfakes Creation andDetection: A Survey”, arXiv:1909.11573 [cs , eess], julio de 2020 ) .


A medida que la inteligencia artificial se vuelve más sofisticada y capaz de realizar tareas humanas más difíciles, su comportamiento puede resultar difícil de controlar, verificar, predecir y explicar. Como resultado, estamos siendo testigos de un aumento de las preocupaciones y debates éticos sobre los principios y valores que deben guiar el desarrollo y despliegue de la inteligencia artificial, no solo para los individuos sino para la humanidad en su conjunto, así como para el futuro de los humanos y la sociedad. (J. Bossmann, “Las 9 principales cuestiones éticas en inteligencia artificial ”, Foro Económico Mundial, 21 de octubre de 2016. “ Por qué abordar cuestiones éticas en la IA beneficiará a las organizaciones ”, [13] Capgemini Worldwide, 5 de julio de 2019.


Por lo tanto, es crucial definir el conjunto correcto de fundamentos éticos para informar el desarrollo, la regulación y el uso de la IA, de modo que pueda aplicarse en beneficio y respeto a las personas y la sociedad. Bossmann describió las nueve principales cuestiones éticas de la IA de la siguiente manera: desempleo, desigualdad, humanidad, estupidez artificial, robots racistas, seguridad, genios malvados, singularidad y derechos de los robots.


Los estudios han demostrado que los principios éticos mejoran la confianza y la satisfacción de los consumidores, ya que será más probable que los consumidores confíen en una empresa cuyas interacciones con la IA perciben como éticas, lo que demuestra la importancia de garantizar que los sistemas de IA sean éticos para que la IA tenga un impacto positivo en sociedad. Por lo tanto, se debe establecer un marco ético de IA para guiar el desarrollo y la implementación de la IA. El marco ético para la inteligencia artificial implica actualizar las leyes o estándares éticos existentes para garantizar que puedan aplicarse a la luz de las nuevas tecnologías de IA (D. Dawson et al., “Artificial Intelligence — Australia's Ethics Framework”, Data61, CSIRO, Australia, 2019) . Hay debates sobre qué es la “inteligencia artificial ética” y qué requisitos éticos, estándares técnicos y mejores prácticas se requieren para su implementación ( A. Jobin, M. Ienca y E. Vayena, “The global Landscape of AIethicsdirectrices, ” Nature Machine Intelligence, págs. 389–399, septiembre de 2019 ) .


Este artículo describe los esfuerzos actuales para proporcionar una base ética para la IA e identifica los principios éticos de la IA más comunes en los que se centra el trabajo en curso. Luego, examina la implementación de la ética de la inteligencia artificial desde los principios hasta las prácticas para encontrar formas efectivas de poner en práctica los principios éticos de la inteligencia artificial. Además, se presentan algunos ejemplos de instituciones dedicadas específicamente a la ética de la IA, así como a los estándares éticos de la IA. Finalmente, se discuten algunas sugerencias intuitivas para la implementación.


La ética es una rama de la filosofía que implica la sistematización, defensa y recomendación de conceptos de conducta correcta e incorrecta, típicamente en términos de derechos, deberes, beneficios para la sociedad, justicia o virtudes específicas.


Intenta resolver cuestiones de moralidad humana definiendo conceptos como el bien y el mal, la ley, la justicia y el crimen. Hoy en día, existen tres áreas principales de investigación en ética: metaética, ética normativa y ética aplicada . Entre estas tres áreas principales, la ética normativa es la que estudia la acción ética, explorando una serie de interrogantes que surgen al considerar cómo actuar moralmente. La ética normativa examina los estándares de acciones correctas e incorrectas.


Las principales tendencias en ética normativa incluyen ( A. Jobin, M. Ienca y E. Vayena, “The global paisaje of AIethicsdirectrices”, Nature Machine Intelligence, págs. 389–399, septiembre de 2019) : ética deontológica, sucia Ética y ética consecuente. La IA ética se relaciona principalmente con la ética normativa, específicamente con la ética deontológica, que se centra en los principios del deber (por ejemplo, Immanuel Kant fue uno de los filósofos que trabajó en esta área). Algunos ejemplos de preguntas en esta sección incluyen: ¿cuál es mi deber? ¿Qué reglas debo seguir?


La ética es un campo bien investigado en el que filósofos, científicos, líderes políticos y especialistas en ética han pasado siglos desarrollando conceptos y estándares éticos. Los diferentes países también establecen diferentes leyes basadas en estándares éticos. Sin embargo, no existen estándares éticos comúnmente aceptados para la IA debido a su complejidad y naturaleza relativamente nueva. La ética de la inteligencia artificial es la rama de la ética de la tecnología que se refiere a las soluciones basadas en IA. La ética de la inteligencia artificial se ocupa del comportamiento moral de las personas cuando diseñan, crean, utilizan y tratan seres artificialmente inteligentes, así como del comportamiento moral de los agentes de IA ( Wikipedia, “Ethics of artificial Intelligence”, Wikipedia. 10 de septiembre). , 2019. [En línea] Disponible: https://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Ethics_of_artificial_intelligence&oldid=915019392 ) .


Un informe del IEEE titulado “Ethically Aligned Design” (La Iniciativa Global IEEE sobre Ética de Sistemas Autónomos e Inteligentes, “ Ethically Aligned Design: A vision for prioritizing human bienestar con sistemas autónomos e inteligentes ”, IEEE, 2019.) afirma que el Tres preocupaciones éticas de más alto nivel que deberían impulsar el desarrollo de la inteligencia artificial incluyen:


- “Encarnar los más altos ideales de los derechos humanos”;

- “Dar prioridad al máximo beneficio para la humanidad y el medio ambiente natural”;

- “Reducir los riesgos e impactos negativos como A/IS (sistemas autónomos e inteligentes)


desarrollarse como sistemas sociotécnicos”. Es esencial integrar la ética en los algoritmos; de lo contrario, la inteligencia artificial tomará decisiones poco éticas por defecto ( R. McLay, “ Managing the rise of Artificial Intelligence” )” 2018 .


En general, las soluciones de IA se entrenan con grandes cantidades de datos para diversos fines comerciales. Los datos son la columna vertebral de la IA, mientras que los requisitos comerciales y los usuarios finales de la IA determinan las funciones de la inteligencia artificial y la forma en que se utiliza. Por tanto, tanto la ética de los datos como la ética empresarial contribuyen a la ética de la IA. La ética de la inteligencia artificial exige un debate público activo, teniendo en cuenta el impacto de la inteligencia artificial, así como los factores humanos y sociales. Se basa en diversos aspectos, como fundamentos filosóficos, ética científica y tecnológica, cuestiones legales, investigación e innovación responsable para la IA, entre otros.

Los principios éticos describen lo que se espera que se haga en términos de lo correcto e incorrecto y otros estándares éticos. Los principios éticos de la IA se refieren a los principios éticos que debe seguir la inteligencia artificial con respecto a lo que se puede y no se puede hacer al utilizar algoritmos en la sociedad. La IA ética se ocupa de algoritmos, arquitecturas e interfaces de IA que están en línea con los principios éticos de la IA, como la transparencia, la equidad, la responsabilidad y la privacidad.


Para mitigar las diversas cuestiones éticas mencionadas anteriormente, organizaciones nacionales e internacionales, incluidas organizaciones gubernamentales, sectores privados e institutos de investigación, han realizado importantes esfuerzos estableciendo comités de expertos en inteligencia artificial, desarrollando documentos de políticas sobre la ética de la inteligencia artificial y Discutir activamente la ética de la inteligencia artificial dentro y fuera de la comunidad de IA. Por ejemplo, la Comisión Europea ha publicado “Directrices éticas para una IA confiable”, enfatizando que la inteligencia artificial debe estar “centrada en el ser humano” y “digna de confianza”.


El plan nacional del Reino Unido para la inteligencia artificial revisa la ética de la inteligencia artificial desde varios puntos de vista, incluida la desigualdad, la cohesión social, el sesgo, el monopolio de los datos, el uso indebido delictivo de los datos y sugerencias para el desarrollo de un código de inteligencia artificial (Comité Selecto sobre Inteligencia Artificial). Intelligence, “AI in the UK: ready, wanted and able”, Cámara de los Lores, Reino Unido, abril de 2018) Australia también ha publicado su marco ético para la inteligencia artificial (D. Dawson et al., “Artificial Intelligence — Australia's Ethics Framework ”, Data61, CSIRO, Australia, 2019) , que utiliza un enfoque de estudio de caso para examinar los fundamentos éticos de la inteligencia artificial y ofrece un conjunto de herramientas para implementar la inteligencia artificial ética.


Además de las organizaciones gubernamentales, grandes empresas líderes como Google ( Google, “Artificial Intelligence at Google: Our Principles”, Google AI y SAP ( SAP, “ SAP's Guiding Principles for Artificial Intelligence ” 18 de septiembre de 2018. han publicado sus principios). y directrices sobre IA.


Además, asociaciones profesionales y organizaciones sin fines de lucro como la Association for Computing Machinery (ACM) también han publicado sus propias directrices sobre IA ética. El Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) ha lanzado la “Iniciativa Global IEEE sobre Ética de Sistemas Autónomos e Inteligentes” “para garantizar que todas las partes interesadas involucradas en el diseño y desarrollo de sistemas autónomos e inteligentes estén educadas, capacitadas y autorizadas para priorizar las consideraciones éticas para mantener estas tecnologías a la vanguardia en beneficio de la humanidad ( IEEE, “ The IEEE Global Initiative on Ethics of Automobiles and Intelligent Systems”, IEEE Standards Association .


El IEEE también ha desarrollado el borrador de estándares P7000 específicamente para futuras tecnologías éticas, inteligentes y autónomas. Esta sección examina cuáles son los principios éticos de la inteligencia artificial y qué requisitos éticos se requieren para su implementación.


Cuestiones éticas relacionadas con la IA


Dado que la tecnología continúa desarrollándose a un ritmo sin precedentes, el uso de la inteligencia artificial (IA) es cada vez más común en muchas áreas de nuestras vidas. Desde inteligencia artificial generativa que puede crear cualquier contenido basándose en un simple mensaje, hasta dispositivos domésticos inteligentes que aprenden nuestros hábitos y preferencias, la IA tiene el potencial de cambiar drásticamente la forma en que interactuamos con la tecnología.


Sin embargo, dado que la cantidad de datos que creamos y compartimos en Internet crece a un ritmo exponencial, las cuestiones de privacidad se han vuelto más relevantes que nunca. Por ello, creo que es significativo estudiar el tema de la privacidad en la era de la inteligencia artificial y profundizar en las formas en que la inteligencia artificial afecta a nuestros datos personales y a nuestra privacidad .


En la era digital, los datos personales se han convertido en un activo increíblemente valioso. Las enormes cantidades de datos que se generan y comparten en línea todos los días permiten a las empresas, gobiernos y organizaciones obtener nuevos conocimientos y tomar mejores decisiones. Sin embargo, los datos también contienen información confidencial que las personas pueden ser reacias a compartir o que las organizaciones han utilizado sin su consentimiento. Ahí es donde entra en juego la privacidad.


La privacidad es el derecho a mantener la información personal privada y libre de acceso no autorizado. Es un derecho humano importante que proporciona a las personas control sobre sus datos personales y la forma en que se utilizan. Hoy en día, la privacidad es más importante que nunca a medida que la cantidad de datos personales recopilados y analizados sigue creciendo.


La privacidad es crucial por una variedad de razones. En primer lugar, protege a las personas de daños, como el robo de identidad o el fraude. También apoya la autonomía individual y el control sobre la información personal, lo cual es importante para la dignidad y el respeto personales. Además, la privacidad permite a las personas mantener sus relaciones personales y profesionales sin temor a ser monitoreadas o interferidas. Por último, pero no menos importante, protege nuestro libre albedrío ; Si todos nuestros datos son públicos, los motores de recomendaciones tóxicas podrán analizar nuestros datos y utilizarlos para manipular a las personas obligándolas a tomar determinadas decisiones ( decisiones comerciales o políticas ).


En términos de inteligencia artificial, la privacidad es crucial para garantizar que los sistemas de inteligencia artificial no se utilicen para manipular o discriminar a las personas en función de sus datos personales. Los sistemas de inteligencia artificial que dependen de datos personales para tomar decisiones deben ser transparentes y responsables para garantizar que no tomen decisiones injustas o sesgadas.


Difícilmente se puede subestimar el valor de la privacidad en la era digital. Es un derecho humano fundamental, esencial para la autonomía personal, la protección y la justicia. A medida que la inteligencia artificial sigue prevaleciendo en nuestras vidas, debemos permanecer atentos a la protección de nuestra privacidad para garantizar que la tecnología se utilice de manera ética y responsable.


Desafíos de la privacidad en la era de la IA

Debido a la complejidad de los algoritmos utilizados en los sistemas de IA, la inteligencia artificial plantea un desafío de privacidad para individuos y organizaciones. A medida que la inteligencia artificial se vuelve más avanzada, puede tomar decisiones basadas en patrones sutiles en los datos que son difíciles de discernir para los humanos. Esto significa que es posible que las personas ni siquiera sepan que sus datos personales se utilizan para tomar decisiones que les afectan.


Problema de violación de la privacidad

Aunque la tecnología de inteligencia artificial ofrece muchos beneficios prometedores, también existen algunos problemas graves asociados con su aplicación. Uno de los principales problemas es la capacidad de utilizar la IA para violar la privacidad. Los sistemas de inteligencia artificial necesitan enormes cantidades de datos (personales) y, si estos datos caen en las manos equivocadas, pueden utilizarse con fines ilegales insidiosos o manipulación, como el robo de identidad o el ciberacoso.


En la era de la IA, la cuestión de la privacidad es cada vez más complicada. A medida que las empresas y los gobiernos recopilan y analizan enormes cantidades de datos, la información personal de las personas corre mayor riesgo que nunca.


Algunos de estos problemas incluyen el monitoreo invasivo, que puede socavar la autonomía individual y aumentar los desequilibrios de poder, así como la recopilación de datos no autorizada que puede comprometer información personal confidencial y hacer que las personas sean vulnerables a los ataques cibernéticos. Estos problemas a menudo se ven intensificados por el poder de las grandes empresas tecnológicas (Google, Facebook, Apple, Amazon e incluso Tesla), que tienen enormes cantidades de datos a su disposición y un impacto significativo en la forma en que se recopilan, analizan y utilizan estos datos.


El poder de las grandes tecnologías basadas en datos

Las grandes empresas tecnológicas se han convertido en algunas de las organizaciones más poderosas del mundo y tienen un enorme impacto en la economía global y la sociedad en su conjunto. A medida que surja la inteligencia artificial y se afiancen las futuras transiciones al metauniverso, su poder no hará más que aumentar.


Hoy en día, las grandes empresas tecnológicas como Google , Amazon y Meta tienen acceso a enormes cantidades de datos, lo que les otorga un poder sin precedentes para influir en el comportamiento de los consumidores y dar forma a la economía global . También se involucran cada vez más en la política, ya que tienen la capacidad de afectar la opinión pública y definir la política gubernamental.


A medida que nos dirigimos hacia un metaverso donde las personas viven, trabajan e interactúan en entornos virtuales, es probable que las grandes empresas tecnológicas se vuelvan aún más poderosas. El metaverso generará un uso de datos veinte veces mayor que el que genera Internet hoy en día, creando aún más oportunidades para que las grandes empresas tecnológicas utilicen sus datos e influencia.


El metaverso también permitirá a las grandes empresas tecnológicas crear ecosistemas virtuales completamente nuevos en los que tendrán aún más control sobre la experiencia del usuario. Esto podría abrir nuevas oportunidades para que las grandes empresas tecnológicas moneticen sus plataformas y tengan un impacto aún mayor en la sociedad.


Sin embargo, este poder conlleva una gran responsabilidad. Las empresas Big Tech tienen que ser transparentes en su tratamiento de datos y garantizar que los datos que recogen se utilizan de forma ética y responsable (legislación europea GDPR). También deben garantizar que sus plataformas sean inclusivas y accesibles para todos , en lugar de estar controladas por un pequeño grupo de actores poderosos.


El crecimiento de las grandes tecnologías ha dado a estas empresas un poder increíble, y su influencia no hará más que aumentar con el próximo cambio hacia una Internet integral. Aunque esto abre muchas oportunidades interesantes, las grandes empresas tecnológicas deberían tomar medidas proactivas para garantizar que su poder se utilice de forma ética y responsable. Al hacerlo, pueden construir un futuro en el que la tecnología se utilice en beneficio de toda la sociedad , y no sólo de unos pocos elegidos. Ciertamente, es ingenuo pensar que las grandes tecnológicas harán esto voluntariamente, por lo que la regulación probablemente las obligue a adoptar un enfoque diferente.


Recopilación y uso de datos por tecnologías de inteligencia artificial

Uno de los impactos más significativos de la tecnología de IA es la forma en que recopila y utiliza datos. Los sistemas de inteligencia artificial están diseñados para aprender y mejorar analizando enormes cantidades de datos. Como resultado, la cantidad de datos personales recopilados por los sistemas de inteligencia artificial sigue creciendo, lo que genera preocupaciones sobre la privacidad y la protección de datos. Para ver cómo se utilizan nuestros datos (artículos, imágenes, videos, compras, datos geográficos, etc.), solo necesita mirar varias herramientas de IA generativa como ChatGPT, Stable Diffusion, DALL-E 2, Midjourney o cualquier otras herramientas en desarrollo.

Lo que puede ser aún más importante es que el uso de datos personales por parte de los sistemas de inteligencia artificial no siempre es transparente. Los algoritmos utilizados en los sistemas de inteligencia artificial pueden ser complicados y puede resultar difícil para las personas comprender cómo se utilizan sus datos para tomar decisiones que les afectan. La falta de transparencia puede generar desconfianza en los sistemas de inteligencia artificial y una sensación de malestar.

Para superar estos desafíos, es esencial que las organizaciones y empresas que utilizan tecnologías de inteligencia artificial tomen medidas preventivas para proteger la privacidad de las personas. Esto incluye implementar protocolos sólidos de seguridad de datos, garantizar que los datos se utilicen únicamente para el propósito previsto y desarrollar sistemas de inteligencia artificial que sigan principios éticos.


No hace falta decir que la transparencia en el uso de datos personales por parte de los sistemas de inteligencia artificial es fundamental. Las personas necesitan comprender y poder controlar cómo se utilizan sus datos. Esto incluye la posibilidad de rechazar la recopilación de datos y solicitar la eliminación de sus datos.


De esta manera, podemos construir un futuro en el que las tecnologías de inteligencia artificial se utilicen en beneficio de la sociedad y al mismo tiempo protejan la privacidad y los datos de las personas.


Cuestiones de prejuicio y discriminación

Otro problema que plantea la tecnología de inteligencia artificial es el potencial de sesgo y discriminación. Los sistemas de inteligencia artificial son tan imparciales como los datos con los que se entrenan; si esos datos están sesgados, el sistema resultante también se verá afectado. Esto puede conducir a decisiones discriminatorias que afectarán a las personas en función de criterios como raza, género o origen socioeconómico. Es vital garantizar que los sistemas de inteligencia artificial se capaciten con una variedad de datos y se prueben periódicamente para evitar sesgos.


A primera vista, el vínculo entre el sesgo y la discriminación en la inteligencia artificial y la privacidad puede no ser evidente de inmediato. Después de todo, la privacidad a menudo se trata como una cuestión separada relacionada con la protección de la información personal y el derecho a que lo dejen en paz. De hecho, sin embargo, estas dos cuestiones están estrechamente relacionadas y he aquí las razones.


En primer lugar, cabe señalar que muchos sistemas de IA dependen de datos para tomar decisiones. Dichos datos pueden provenir de una variedad de fuentes, como actividades en línea, publicaciones en redes sociales y registros públicos, compras o publicación de fotografías geoetiquetadas. Aunque estos datos pueden parecer inofensivos a primera vista, pueden revelar mucho sobre la vida de una persona, incluida su raza, género, religión y creencias políticas . Como resultado, si un sistema de inteligencia artificial es sesgado o discriminatorio, puede utilizar esos datos para mantener esos sesgos, lo que lleva a resultados injustos o incluso perjudiciales para las personas.


Por ejemplo, imagine un sistema de inteligencia artificial utilizado por una empresa contratante para revisar solicitudes de empleo. Si el sistema tiene prejuicios contra las mujeres o las personas de color, podría utilizar datos sobre el género o la raza de un candidato para excluirlo injustamente de la consideración. Esto es perjudicial para los solicitantes individuales y refuerza las desigualdades sistémicas en la fuerza laboral.


La tercera cuestión relacionada con la tecnología de inteligencia artificial es la posible pérdida de empleos y la crisis económica . A medida que los sistemas de inteligencia artificial se vuelven cada vez más sofisticados, son cada vez más capaces de realizar tareas que antes realizaban los humanos. Esto podría provocar desplazamientos de empleo, perturbaciones económicas en determinadas industrias y la necesidad de volver a capacitar a las personas para nuevos roles.


Pero la cuestión de la pérdida de empleo también está relacionada con la privacidad de varias maneras importantes. En primer lugar, la crisis económica causada por la tecnología de inteligencia artificial puede provocar una mayor inseguridad financiera para los trabajadores. Esto, a su vez, podría dar lugar a una situación en la que las personas se vean obligadas a sacrificar su privacidad para llegar a fin de mes.


Por ejemplo, imaginemos que un trabajador ha perdido su trabajo debido a la automatización. Tienen problemas para pagar sus cuentas y llegar a fin de mes, por lo que se ven obligados a ganar dinero en la economía de los trabajos por encargo. Para conseguir un nuevo trabajo, es posible que deban proporcionar a la plataforma información personal como su ubicación, historial laboral y calificaciones de clientes anteriores. Si bien esto puede ser necesario para encontrar trabajo, también plantea serias preocupaciones sobre la privacidad, ya que estos datos pueden compartirse con terceros o usarse para publicidad dirigida.


Sin embargo, los problemas de privacidad y pérdida de empleo no se limitan solo a la economía informal. También se aplica a la forma en que se utiliza la tecnología de inteligencia artificial en el proceso de contratación. Por ejemplo, algunas empresas utilizan algoritmos de inteligencia artificial para seleccionar a los solicitantes de empleo analizando su actividad en las redes sociales o su comportamiento en línea para decidir si son adecuados para un puesto en particular. Esto genera preocupaciones sobre la exactitud de los datos que se utilizan y cuestiones de privacidad, ya que es posible que los solicitantes de empleo no sepan que los datos se recopilan y utilizan de esta manera.


En última instancia, los problemas de pérdida de empleo y perturbación económica causados por la tecnología de inteligencia artificial están estrechamente relacionados con la privacidad, ya que puede provocar situaciones en las que las personas se ven obligadas a sacrificar su privacidad para sobrevivir en una economía cambiante.


Después de todo, otro problema grave causado por la tecnología de inteligencia artificial es el riesgo de que usuarios malintencionados la utilicen indebidamente. La IA se puede utilizar para crear imágenes y vídeos falsos convincentes que pueden explotarse para difundir desinformación o incluso manipular la opinión pública. Además, la IA se puede utilizar para desarrollar sofisticados ataques de phishing que pueden engañar a las personas para que revelen información confidencial o hagan clic en enlaces maliciosos.


La creación y distribución de vídeos e imágenes falsos puede tener graves consecuencias para la privacidad. Esto se debe al hecho de que en estos medios inventados a menudo aparecen personas reales que pueden no haber dado su consentimiento para que su imagen se utilice de esta manera. Esto puede provocar situaciones en las que la distribución de medios falsos pueda dañar a las personas porque se utilizan para difundir información falsa o dañina sobre ellos, o porque se explotan de una manera que viola su privacidad.


Por ejemplo, consideremos el caso en el que un actor malintencionado utiliza inteligencia artificial para crear un vídeo falso de un político incurriendo en un comportamiento ilegal o inmoral. Incluso si el vídeo es evidentemente falso, puede compartirse ampliamente en las redes sociales, lo que provoca graves daños a la reputación del político afectado. Esto no sólo viola su privacidad sino que también puede causar un daño real.


La última tecnología de inteligencia artificial plantea muchos desafíos que deben resolverse para garantizar que se utilice de manera ética y responsable. Una de las razones por las que el software de IA reciente se ha asociado con estos problemas es que a menudo se basa en algoritmos de aprendizaje automático entrenados con grandes cantidades de datos. Si estos datos contienen sesgos, los algoritmos también lo estarán, lo que dará lugar a situaciones en las que la inteligencia artificial perpetúa las desigualdades y la discriminación existentes. A medida que la inteligencia artificial sigue evolucionando, es esencial que permanezcamos alerta a estas cuestiones para garantizar que se utilice para el bien común y no para fines ilegales que afecten negativamente a nuestros derechos de privacidad.


Una de las aplicaciones más controvertidas de la tecnología de inteligencia artificial es la vigilancia. Si bien los sistemas de vigilancia basados en IA tienen el potencial de transformar drásticamente la aplicación de la ley y la seguridad, también plantean riesgos importantes para la privacidad y las libertades civiles.

Los sistemas de videovigilancia basados en inteligencia artificial aplican algoritmos para analizar enormes cantidades de datos de una variedad de fuentes, incluidas cámaras, redes sociales y otras fuentes en línea. Esto permite a las fuerzas del orden y a las agencias de seguridad rastrear a las personas y anticipar la actividad delictiva antes de que comience.


Si bien la adopción de sistemas de vigilancia basados en IA puede parecer una herramienta valiosa para combatir el crimen y el terrorismo, plantea preocupaciones sobre la privacidad y las libertades civiles. Los críticos afirman que estos sistemas pueden usarse para monitorear y controlar a las personas, potencialmente a expensas de la libertad y las libertades civiles .


Lo que es aún peor, el uso de sistemas de vigilancia basados en IA no siempre es transparente . Puede resultar difícil para las personas comprender cuándo y con qué propósito están siendo vigiladas. Esta falta de transparencia puede socavar la confianza en las fuerzas del orden y las agencias de seguridad y causar ansiedad entre el público en general.


Para superar estos desafíos, la aplicación de sistemas de vigilancia basados en IA debe estar sujeta a una regulación y supervisión estrictas . Esto incluye establecer políticas y procedimientos claros para el uso de estos sistemas, así como crear mecanismos independientes de supervisión y revisión.


Los organismos encargados de hacer cumplir la ley y de seguridad deben ser transparentes sobre cuándo y cómo se utilizan estos sistemas, mientras que las personas deben tener acceso a información sobre cómo se recopilan y explotan sus datos. Sin duda, la integración de sistemas de vigilancia basados en IA ha aportado importantes beneficios a las fuerzas del orden y a las agencias de seguridad. Sin embargo, es fundamental reconocer los riesgos potenciales de estos sistemas para nuestros derechos y libertades fundamentales. La falta de transparencia y el riesgo de discriminación son sólo algunas de las cuestiones que los organismos reguladores deben abordar para garantizar la protección de la privacidad y las libertades civiles.


La implementación de reglas estrictas y mecanismos de supervisión es un paso crucial hacia un futuro en el que las tecnologías de inteligencia artificial se utilicen en beneficio de la sociedad sin socavar los derechos y libertades individuales. Es importante establecer políticas y procedimientos claros para regular el uso de sistemas de vigilancia basados en IA y garantizar la transparencia en su aplicación. Además, se deben introducir mecanismos independientes de supervisión y revisión para garantizar la rendición de cuentas.


El Parlamento de la Unión Europea (UE) ha dado recientemente un paso significativo para proteger la privacidad individual en la era de la IA. La mayoría de los miembros del Parlamento Europeo apoyan actualmente una propuesta para prohibir el uso de inteligencia artificial para la vigilancia en lugares públicos . Esta propuesta prohibiría la aplicación de reconocimiento facial y otras formas de vigilancia con IA en lugares públicos a menos que exista una amenaza específica a la seguridad pública. Esta decisión refleja las crecientes preocupaciones sobre la posibilidad de utilizar la tecnología de inteligencia artificial de maneras que violen la privacidad individual y otros derechos fundamentales. Al prohibir la aplicación de vigilancia asistida por IA en lugares públicos, el Parlamento Europeo está adoptando una postura firme para garantizar que las tecnologías de IA se desarrollen y utilicen de manera que respeten la privacidad individual y otras consideraciones éticas.


Desde mi punto de vista, el uso de tecnología de inteligencia artificial para la vigilancia sólo puede justificarse si se realiza de forma responsable y ética. Al priorizar la privacidad individual y las libertades civiles, podemos construir un futuro en el que las tecnologías de inteligencia artificial se utilicen para mejorar la seguridad y proteger la sociedad sin sacrificar los valores que nos definen como una sociedad libre y democrática.


El futuro de la privacidad en la era de la IA

A medida que las tecnologías de inteligencia artificial siguen evolucionando y integrándose cada vez más en nuestra vida diaria, el futuro de la privacidad se encuentra en un punto crítico. A medida que el metaverso evoluciona y aumenta la cantidad de datos que creamos, es crucial que comencemos a pensar en los efectos futuros de estas tecnologías en la seguridad y privacidad de nuestros datos.


Las decisiones que tomemos hoy tendrán impactos de gran alcance en las generaciones futuras, y depende de nosotros garantizar que construyamos un futuro en el que las tecnologías de IA se utilicen de manera que beneficien a la sociedad en su conjunto, así como que respeten y protejan los derechos individuales y libertades. Esta sección considerará algunas de las posibles oportunidades de privacidad en la era de la inteligencia artificial y explorará qué pasos se pueden tomar para construir un futuro más positivo.


Necesidad de regulación

A medida que los sistemas de inteligencia artificial se vuelven cada vez más complejos y capaces de procesar y analizar enormes cantidades de datos, aumenta el riesgo de uso indebido de esta tecnología.

Para garantizar que la tecnología de inteligencia artificial se desarrolle y utilice de manera que respete los derechos y libertades de las personas, es fundamental que esté sujeta a una regulación y supervisión efectivas. Esto incluye no sólo la recopilación y el uso de datos por parte de sistemas de inteligencia artificial, sino también el diseño y desarrollo de estos sistemas para garantizar que sean transparentes, explicables e imparciales.


La regulación eficaz de las tecnologías de inteligencia artificial requerirá la cooperación entre los gobiernos, la industria y la sociedad para establecer estándares y directrices estrictos para la aplicación ética de la inteligencia artificial. También implicará un seguimiento y control continuo del cumplimiento de estas normas.


Si no se regula adecuadamente, existe el riesgo de que el mayor uso de la tecnología de inteligencia artificial erosione aún más la privacidad y las libertades civiles, además de reforzar las desigualdades y los prejuicios existentes en la sociedad. Al establecer un marco regulatorio para la IA, podemos ayudar a garantizar que esta poderosa tecnología se utilice para el bien común, protegiendo al mismo tiempo los derechos y libertades individuales.


Importancia de la seguridad y el cifrado de datos

Las filtraciones de datos y los ciberataques pueden tener consecuencias graves, como robo de identidad, pérdidas financieras y daños a la reputación. Varias filtraciones de datos de alto perfil en los últimos años han enfatizado la importancia de la seguridad de los datos, y el uso del cifrado para proteger información confidencial es cada vez más importante.


El cifrado es el proceso de convertir información a un formato ilegible para evitar el acceso no autorizado. Es un método de protección de datos tanto durante el almacenamiento como durante la transmisión. El cifrado es vital para proteger datos confidenciales, como información personal, datos financieros y secretos comerciales. A medida que la tecnología de inteligencia artificial continúa evolucionando, la necesidad de un cifrado y una seguridad de datos sólidos se vuelve aún más crítica . La enorme cantidad de datos de la que depende la inteligencia artificial significa que cualquier violación podría tener efectos de gran alcance, por lo que es crucial implementar medidas de seguridad para proteger contra la pérdida o el robo de datos.


Por ejemplo, consideremos un centro de atención médica que utiliza tecnología de inteligencia artificial para analizar los datos de los pacientes. Dichos datos pueden contener información confidencial, incluidos historiales médicos, diagnósticos y planes de tratamiento. Si estos datos son robados o accedidos por personas no autorizadas, podría afectar gravemente a los pacientes involucrados. Al utilizar un cifrado sólido para proteger estos datos, una organización de atención médica puede garantizar que permanezcan confidenciales y seguros.


Otro ejemplo es una institución financiera que utiliza IA para analizar los datos de los clientes y detectar fraudes. Los datos recopilados por la institución pueden incluir información personal y financiera, como números de cuenta e historiales de transacciones. Si estos datos cayeran en las manos equivocadas, podrían utilizarse para el robo de identidad u otros fraudes. Al implementar el cifrado para proteger estos datos, una institución financiera puede evitar el acceso no autorizado y mantener segura la información de sus clientes.

Ambos ejemplos resaltan claramente la importancia de la seguridad y el cifrado de los datos. Las organizaciones que utilizan inteligencia artificial deben tomarse en serio la seguridad de los datos e implementar un cifrado sólido para proteger los datos confidenciales que recopilan. No hacerlo puede tener efectos graves tanto en la organización como en las personas cuyos datos han sido pirateados.



Correlación con la Computación Cuántica


El desarrollo de la computación cuántica plantea una grave amenaza para la seguridad y el cifrado de los datos y pone de relieve la necesidad de una mayor inversión en métodos de cifrado avanzados.

Las computadoras cuánticas pueden piratear los algoritmos de cifrado tradicionales que se utilizan actualmente para proteger datos confidenciales como transacciones financieras, registros médicos e información personal. Esto se debe al hecho de que las computadoras cuánticas pueden realizar cálculos mucho más rápido que las convencionales, lo que les permite piratear claves de cifrado y revelar los datos subyacentes.


La protección de la privacidad en la era de la inteligencia artificial es una cuestión que nos afecta a todos como individuos y miembros de la sociedad. Es crucial para nosotros adoptar un enfoque integral a este problema, que incluya soluciones tanto tecnológicas como regulatorias. Las tecnologías de inteligencia artificial descentralizadas ofrecen un camino prometedor a seguir al permitir servicios y algoritmos de IA seguros, transparentes y accesibles. Al explotar estas plataformas, podemos mitigar los riesgos asociados con los sistemas centralizados y al mismo tiempo contribuir a una mayor democratización y accesibilidad de las soluciones de IA.


Al mismo tiempo, es importante que los gobiernos y los organismos reguladores adopten un enfoque proactivo para supervisar el desarrollo y la implementación de tecnologías de IA. Esto incluye establecer reglas, estándares y órganos de supervisión que puedan garantizar el uso responsable y ético de la inteligencia artificial y al mismo tiempo proteger los derechos de privacidad de las personas.


Finalmente, la protección de la privacidad en la era de la inteligencia artificial requiere colaboración y cooperación entre diferentes partes interesadas, incluidos el gobierno, la industria y la sociedad civil. Al trabajar juntos en el desarrollo y adopción de estrategias que promuevan la privacidad y la seguridad, podemos ayudar a garantizar que los beneficios de la inteligencia artificial se implementen de una manera ética, responsable y sostenible que respete la privacidad y la dignidad de todas las personas.


También publicado aquí.