paint-brush
La ilusión de estar estancadopor@benoitmalige
1,665 lecturas
1,665 lecturas

La ilusión de estar estancado

por ABrainArchitect7m2024/04/15
Read on Terminal Reader

Demasiado Largo; Para Leer

Cuando te enfrentas al desafío de sentirte estancado en tu carrera, en tu vida personal, nada parece ayudarte a progresar. Quería entender por qué somos tan resistentes al cambio, al malestar. Finalmente entendí mejor cómo nuestro cerebro construye la realidad, cómo nos engaña al querer ahorrar energía y cómo podemos piratearlo.
featured image - La ilusión de estar estancado
ABrainArchitect HackerNoon profile picture
0-item

Piensas que estar estancado es un estado permanente y este es el patrón que sigues cada vez:


  • Te encuentras con un nuevo desafío.

  • Tu cerebro se resiste.

  • No ha sido entrenado para manejar las molestias de manera efectiva.

  • Vuelve a lo que te resulta cómodo y familiar.

  • Te cierras al potencial de crecimiento e iluminación.

  • Te sientes estancado, insatisfecho e infeliz.


Cuando te enfrentas al desafío de sentirte estancado en tu carrera, en tu vida personal, nada parece ayudarte a progresar.


No sólo te sientes estancado, sino que estás retrocediendo.


Lo peor es que, de alguna manera extraña, también me siento “cómodo” estando estancado.


Estoy seguro de que tienes ese sentimiento, porque estamos conectados de la misma manera, y yo también.




Quería entender por qué somos tan resistentes al cambio, al malestar. ¿Por qué es más fácil para nosotros permanecer en situaciones que no nos gustan cuando sabemos muy bien que no es el camino correcto?


¿Por qué es difícil el cambio? ¿Por qué hace que las cosas difíciles sean difíciles?


Bueno, obtuve algunas respuestas mientras leía un artículo de investigación del neurobiólogo computacional Andrew Gallimore. Finalmente entendí mejor cómo nuestro cerebro construye la realidad, cómo nos engaña al querer ahorrar energía y cómo podemos piratearlo.


1. Comprender nuestro cerebro: una máquina de construcción de realidad

No te aburriré con el trabajo de investigación tan técnico lleno de palabras complicadas y oraciones interminables. Aquí tienes un desglose:


Para este proceso son fundamentales las columnas corticales, unidades funcionales dentro de la corteza cerebral que orquestan la percepción del mundo.



Fuente: https://alieninsect.substack.com/p/switching-the-reality-channel


Estas columnas evalúan la información sensorial comparándola con los modelos existentes de su cerebro, determinando señales "Verdaderas" o "Falsas" para guiar sus reacciones y creencias.


Para decirlo aún más simple, funcionan como pequeños tomadores de decisiones en la capa externa del cerebro, clasificando lo que vemos y sentimos.


Comparan esta información con lo que el cerebro ya sabe y deciden si coincide ("Verdadero") o no ("Falso"). Esto le ayudará a descubrir cómo reaccionar y qué creer.


Aquí está el problema: su cerebro y sus columnas corticales están diseñados para conservar energía a toda costa.


Esto significa que buscan constantemente declaraciones “verdaderas”, aquellas que se alinean con lo que usted ya sabe y cree.


¿Por qué? Porque procesar información familiar requiere menos energía que asimilar datos nuevos.


Precisamente por eso permanecer en tu zona de confort te hace sentir tan... cómodo.


No es sólo inercia; es una batalla contra una computadora altamente eficiente en tu cabeza, que siempre busca estabilidad sobre el caos del cambio.


Tu instinto puede pedir a gritos un cambio, pero te enfrentas al diseño de tu cerebro, que elige la conservación de energía por encima de todo lo demás.


2. La identificación errónea del maniquí: una corteza en acción


Ok Ben, eso suena bien y entiendo la teoría. Pero ¿cómo se actualiza esto y cómo está dando forma a mi realidad?


He aquí un ejemplo:


Imagínese caminando por una calle y sus ojos captan lo que parece ser una figura parada en el escaparate de una tienda.


Su cerebro utiliza datos del pasado y rápidamente categoriza esta figura como un hombre: una respuesta "Verdadera" basada en la familiaridad.


Continúas acercándote, hasta que algo sucede... te das cuenta de que la figura no es una persona, sino un maniquí.


Este giro inesperado envía una señal "falsa" a su cerebro, específicamente a las columnas corticales encargadas del procesamiento visual.



Ante esta nueva información, tu cerebro se recalibra, actualizando tu realidad de un hombre a un maniquí.


3. Adoptar la ciencia de la incomodidad


Así que ahí lo tenemos.


El camino hacia el crecimiento pasa por aceptar señales “falsas”, esas experiencias desafiantes y desconocidas que exigen que nuestro cerebro se ajuste y crezca.


Este proceso no se trata sólo de adquirir nueva información; se trata de remodelar fundamentalmente nuestra percepción e interacción con el mundo que nos rodea.


Se trata de cambiar la realidad; literalmente pidiendo a tu corteza que reevalúe tu realidad actual y la cambie.


Por eso se siente tan duro.


Por eso se siente tan extrañamente bien quedarse estancado.


Entonces, ¿cuáles son algunos pasos para hackear esto?


4. Reconocer el estado de la "automatización cerebral"

Bueno, primero debes entender cuándo estás atrapado en la “automatización cerebral”.



Estoy seguro de que conoces muy bien este sentimiento.


Estás en ese estado cuando sigues tus rutinas diarias sin pensarlo ni variar mucho.


Te despiertas, te vistes, tomas un café en el mismo lugar, pides la misma bebida.


Las tareas y actividades parecen mundanas y lo que estás haciendo no te involucra ni te estimula.


Estás aburrido.


Te levantas cada mañana diciendo “ vale, aquí vamos, otro día haciendo lo mismo hasta que me vuelva a dormir”. Simplemente superémoslo con tantas distracciones como sea posible ”.


Nada parece hacerte sentir vivo. Estás simplemente en modo de automatización.


Las actividades que solían captar tu atención ya no significan nada.


5. Romper con pensamientos desafiantes

Ahora que reconoces los signos de la “automatización cerebral”, el siguiente paso no se trata sólo de lo que haces; se trata de cómo piensas.


Cambiar tus acciones sin cambiar tus pensamientos es como repintar tu auto cuando necesita un motor nuevo. Claro, se verá bien por fuera, aunque aún así no funcionará.


Entonces haz esto: pregunta por qué y no juzgues.


"Por qué" es una pregunta tan breve pero poderosa que casi siempre se puede utilizar sucesivamente hasta encontrar la verdad:


“¿Me siento estancado en mi carrera? ¿Por qué?


…Porque no me gusta lo que hago. ¿Por qué?


…Porque no me desafía ni se alinea con mis valores. ¿Por qué?


…Porque me acomodé en un puesto que estaba disponible en lugar de dedicarme a lo que realmente me interesa. ¿Por qué?


…Porque temo la incertidumbre del cambio y la posibilidad del fracaso. ¿Por qué?


…Porque experiencias pasadas me han condicionado a priorizar la seguridad sobre la satisfacción. ¿Por qué?


…Porque interioricé la creencia de que el éxito se define por la estabilidad más que por la satisfacción y el crecimiento personal”.


Toma esto y sigue haciendo la misma pregunta. Pronto llegarás a la raíz del problema.


En este caso, su sensación de estar estancado tiene menos que ver con las circunstancias externas y más con las barreras internas: miedos, creencias y suposiciones que lo mantienen atado a lo familiar, por insatisfactorio que sea.


6. No, pero de verdad… ¿Cómo me despego?

Escuchar. La verdadera transformación comienza cuando vas más allá de los límites de lo que sabes y de lo que te hace sentir cómodo. El cambio debe ocurrir en tu cabeza, pero también físicamente.


Es necesario buscar consciente y repetidamente señales “falsas” y aceptar la incomodidad que provocan. Necesitas construir una nueva realidad.

En términos sencillos, lo que necesitas es: hacer lo incómodo .


Estas son algunas de las cosas que tuve que hacer la semana pasada y que finalmente me llevaron a salir de mi ciclo:


  • Compré impulsivamente un boleto de avión a Panamá, para cambiar mi ambiente, crearme un espacio para:
  • Siéntate con mis sentimientos por primera vez en años y finalmente deja de reprimirlos. Lloré. No he hecho eso en años.
  • Tuve una conversación incómoda con mi socio comercial para decirle que ya no me apasiona y que le dejo la decisión de continuar o renunciar.
  • Tomé la decisión de buscar un terapeuta y buscar ayuda para acceder a un trauma pasado que había enterrado en lo más profundo.
  • Respondí "No sé" cuando me preguntaron sobre algo de lo que no estaba seguro, en lugar de intentar parecer confiado. Me sentí estúpido en ese instante, pero en realidad aprendí algo y terminé teniendo una conversación significativa.
  • Me obligué a hablar con extraños todos los días. Ah, y resultó que hablaba en español, por lo que mi vocabulario consistía en un total de 40 palabras aproximadamente.



Estas cosas eran incómodas. Todas estas cosas fueron terribles para mí. Se supone que lo son.


Son difíciles, contraintuitivos y dolorosos.


Pero si no los hace, está dejando que su corteza funcione en piloto automático, validando una afirmación “verdadera” con la que se sentirá cómodo.


Sí, en el corto plazo inmediato, se siente mejor.


Pero estás reforzando tu mente para que dé forma a la realidad equivocada .


Hazlo el tiempo suficiente y pronto vivirás en un mundo que no es el tuyo.


Tendrás un trabajo que odias, relaciones que no te apoyan, una profunda falta de propósito, insensible al mundo que te rodea hasta convertirte en nada más que un fantasma, vagando sin rumbo por una existencia asfixiante y sin sentido.


Despertar a ello 10 años después será muy doloroso.


Así que despierta. Retarte a ti mismo. Diseña tu existencia y libérate.