paint-brush
Gestión: 4 habilidades y consejos principales para una mejor comunicación e influenciapor@vsvoboden
836 lecturas
836 lecturas

Gestión: 4 habilidades y consejos principales para una mejor comunicación e influencia

por Vlad Grin8m2023/10/15
Read on Terminal Reader

Demasiado Largo; Para Leer

Hoy quiero invitarte a que te unas a mí todas las semanas, aquí mismo en HackerHoon, para recibir consejos de gestión. Esta es una serie de artículos sencilla, centrada en excelentes tácticas que puede utilizar en su equipo para ser lo más productivo posible.
featured image - Gestión: 4 habilidades y consejos principales para una mejor comunicación e influencia
Vlad Grin HackerNoon profile picture

Hoy quiero invitarte a que te unas a mí todas las semanas, aquí mismo en HackerHoon, para recibir consejos de gestión. Esta es una serie de artículos sencilla, centrada en excelentes tácticas que puede utilizar en su equipo para ser lo más productivo posible.


En este artículo, nos centraremos específicamente en la comunicación: cómo abordar los conflictos y cómo motivar a los demás.


¡Entonces vamos! Sin “agua” y recomendaciones aburridas ;)

#1 Lectura del lenguaje corporal


Cuando intentas comprender a alguien, sus palabras son sólo la mitad de la historia. También debes prestar atención a su lenguaje corporal.


Tienes que escuchar a la persona en su totalidad: más o menos, aproximadamente la mitad de lo que una persona realmente dice no proviene de las palabras que usa, sino de su cuerpo.



Lo que estás buscando son desviaciones de comportamiento:


  • El primer tipo es una desviación de la forma normal de comunicación de una persona, denominada línea de base.


    Si el comportamiento de alguien cambia repentinamente, podría ser una señal de que algo anda mal. Por ejemplo, si alguien que normalmente está cerca de usted y habla lentamente ahora está más lejos y habla rápidamente, eso podría ser una señal de problemas.


    Es importante ser consciente de estos cambios de comportamiento, pero también es importante no dar por sentado que sabes lo que está mal. En su lugar, puedes hacer preguntas para tratar de entender lo que está pasando, pero respeta la privacidad de la otra persona y no seas insistente.


El segundo tipo es una desviación de las normas contextuales.


En situaciones sociales, existen ciertos comportamientos que se consideran normales y aceptables. Por ejemplo, es normal mirar brevemente a otra persona a los ojos y sonreír o saludar. Sin embargo, si alguien te mira fijamente durante mucho tiempo, puede considerarse de mala educación o incómodo.


Así que no hagas suposiciones aquí; Es posible que la persona te esté mirando porque simplemente le gusta la camiseta que llevas puesta :)


La mejor manera de aprender más sobre por qué alguien se comporta de cierta manera es observarlo atentamente y hacerle preguntas si se siente cómodo haciéndolo. Algunas cosas a tener en cuenta incluyen aversión a los ojos, inquietud, postura y, por supuesto, mi favorita: el comportamiento de distanciamiento.


Si alguien está parado más lejos de ti de lo normal o tiene los pies alejados de ti, podría ser una señal de que no está interesado en la conversación o que no le agradas.


Empiece a escuchar a la persona en su totalidad, establezca buenos puntos de referencia y empiece a buscar desviaciones significativas. Cuando lo hagas, ¡te darás cuenta de que te has perdido gran parte de la conversación!

#2 5 frases que debes evitar






A veces, el éxito en el trabajo consiste en saber qué decir. Otras veces, se trata de saber qué no decir.






  1. ese no es mi trabajo


    Todos hemos oído esto. Aquí está el problema. Incluso cuando es técnicamente cierto, nunca inspira y nunca es útil. Cuando dices "Ese no es mi trabajo", básicamente estás diciendo que sólo estás ahí para cuidar de ti mismo y que no te importan las necesidades del equipo. Si no tienes tiempo para ayudar a alguien, está bien. Sólo diles que los ayudarás más tarde. Pero no los desestime con un brusco "Ese no es mi trabajo".


  2. Lo hemos intentado antes. La gente suele decir "Ya lo hemos intentado antes" cuando se habla de un problema en el trabajo y alguien sugiere una posible solución. Esta es una forma de evitar el trabajo extra que conlleva el cambio. Incluso si algo se ha probado antes, no significa que no se pueda hacer de una manera nueva. E incluso si ha luchado con este problema en el pasado, no se dé por vencido antes de haber probado la nueva solución.


  1. No hay presupuesto para eso.

    Algunas personas pueden resistirse a nuevas ideas o soluciones porque piensan que costarán demasiado dinero. Sin embargo, los líderes inteligentes saben que los presupuestos son sólo pautas y están dispuestos a invertir en excelentes soluciones, incluso si tienen que ajustar el presupuesto para hacerlo.


    Un buen líder podrá encontrar maneras de hacer que el presupuesto funcione, incluso si eso significa mover dinero de otras áreas. También podrán explicar el valor de la nueva solución al equipo y a las partes interesadas para que todos estén de acuerdo.


  2. te lo dije

Nunca ayuda, sólo inflama a la persona. Así que será mejor que no digas nada.


5. Eso no sigue el procedimiento.

Algunas personas también pueden utilizar políticas, reglas o tradiciones como excusa para evitar el cambio. Sin embargo, es importante recordar que la mayoría de las reglas no son absolutas y que una buena conversación es la clave para la productividad del equipo. Si tiene una nueva solución que probablemente conduzca al progreso, no tema hablar.


Este es el caso de mi experiencia personal:


Una vez estábamos trabajando en una colección de NFT y nuestro socio estaba cometiendo un error y no podía entregar las imágenes a tiempo. Y luego, uno de los ingenieros se me acercó con la idea de no mostrar las imágenes de los NFT y revelarlas más tarde.


En ese momento era un mecánico nuevo en la industria, pero decidimos arriesgarnos y funcionó. ¡Una semana después, ese tipo se convirtió en protagonista!



¿Aún aquí? ¡Continuemos!













#3 Evite estas 7 palabras tóxicas

Algunas palabras, aunque potencialmente honestas o bien intencionadas, pueden herir hasta el punto de resultar tóxicas. Por tóxicos me refiero a que pueden inflamar emociones, dañar tu reputación e interrumpir la comunicación en el trabajo. Incluso cuando ofrezcas las críticas necesarias, puedes hacerlo de manera positiva.


  1. No puedo Declaraciones duras y definitivas como "No podemos hacer eso", "Él no puede autorizar eso" o "Nuestros clientes no pueden entender esta solución" rara vez son útiles.


  2. No. Esta es una palabra fácil de usar, pero a menudo negativa y pesada. En su lugar, intente ofrecer una explicación más informativa de la decisión que se tomó.


  3. Equivocado


    Si quieres enojar a alguien o cuestionar su inteligencia, dile que está equivocado. Una declaración más matizada suele ser más beneficiosa.


  4. Culpa Culpar a las personas, incluso cuando lo merecen, rara vez es productivo. Si necesita abordar un error, es importante hacerlo de una manera que se centre en el equipo y se enmarque de manera positiva.


    En lugar de decir "Te equivocaste", podrías decir "Cometimos un error, pero esto es lo que podemos hacer para solucionarlo".


  5. Nunca

    Puede parecer que estás cerrando la puerta a todas las posibilidades, lo que puede reducir la esperanza y la motivación de las personas. En lugar de decir "nunca", intente decir cosas como "es posible", "ya veremos" o "exploremos nuestras opciones". Esto demuestra que estás abierto a nuevas ideas y posibilidades y que estás dispuesto a trabajar por un futuro mejor.


  6. Estúpido

    Es una palabra común, pero en su mayoría se considera simplemente un insulto. La gente muy a menudo lo toma como algo personal, incluso si se trata de un producto o algo. Es mucho mejor elegir un lenguaje no inflamatorio.


  7. Imposible

    También es importante recordar que no podemos predecir el futuro, por lo que decir que algo es "imposible" no siempre es exacto. En lugar de decir "imposible", es más útil utilizar un lenguaje más matizado, como "No estoy seguro de que tengamos tiempo para eso" o "Me preocupa que esto pueda ser demasiado difícil en este momento".


#4 Vender tus ideas

¿Alguna vez has escuchado a alguien decir que nunca podría dedicarse a las ventas? Actúan como si las ventas fueran de alguna manera deshonestas.


Y los equipara con el estereotipo de vendedor de coches usados. Esto es lamentable porque vender es una habilidad fundamental en la vida. Es una forma de persuasión que las personas exitosas deberían usar todo el tiempo.


Vender sus ideas es simplemente el proceso de persuadir a las personas para que estén de acuerdo con usted y apoyen sus planes. Es una habilidad que puede utilizar incluso si no desempeña un rol de ventas tradicional.



Considere estas 4 tácticas muy útiles:


  1. Evalúe su credibilidad

    Dependiendo de la calidad de la idea, es posible que quieras compartirla con otros; no importa cuál sea su nivel de credibilidad. Dicho esto, el objetivo es ser lo más creíble posible. Eso significa, en primer lugar, tener un historial de alta calidad y sin problemas en su trabajo.


  2. Gana una reputación como persona que ayuda y apoya cuando otros expresan sus ideas.

    Es decir, hágase un favor y construya soporte lateral antes de intentar construir soporte vertical. Lo que quiero decir es que te conviene empezar con tus compañeros y con otras personas de tu nivel o inferiores. De esta manera, puedes evaluar qué tan bien podría ser recibida la idea por encima de ti. Y es probable que reciba buenos comentarios que le ayudarán a refinar la idea y mejorarla.


  3. Cuando promueva ideas, hágalo de manera que ayude a otros.

    Tu idea es importante para ti, pero recuerda que cada uno tiene sus propios objetivos y prioridades. Esto es especialmente cierto cuando compartes tus ideas con personas superiores a ti en la empresa. Antes de presentar su idea, tómese un tiempo para pensar cómo se alinea con sus prioridades.


    ¿Cómo puede su idea ayudarlos a lograr sus objetivos? ¿Qué son? Esté preparado para articular esto de forma clara y concisa.


  4. Asegúrate de dedicar tiempo a practicar tu discurso.

    Si la idea es un gran cambio con respecto al pasado o si se está lanzando al nivel ejecutivo, será mejor que esté preparado. Es necesario conocer los costos finales y los beneficios proyectados que son probables. También debe estar preparado para preguntas predecibles, razón por la cual una charla de práctica con sus compañeros es tan útil antes de presentar una propuesta a los ejecutivos.


Vender a veces tiene mala reputación, pero no debería ser así. Venderse y vender sus ideas es una parte normal y necesaria de la vida profesional. Y si recuerda los consejos que acabamos de cubrir, es posible que la gente esté comprando lo que usted vende.


En resumen, los directivos desempeñan un papel vital en el éxito de cualquier organización. Son responsables de liderar y motivar equipos, establecer objetivos, garantizar que los proyectos se completen a tiempo y dentro del presupuesto, y muchas más cosas.


Desarrollarse como un gerente exitoso requiere tiempo y esfuerzo, y espero que todos los consejos descritos anteriormente le resulten útiles.