paint-brush
Lo más tranquilo en la habitación: cómo ser observador cultiva el éxito de por vidapor@benoitmalige
948 lecturas
948 lecturas

Lo más tranquilo en la habitación: cómo ser observador cultiva el éxito de por vida

por ABrainArchitect10m2024/05/01
Read on Terminal Reader

Demasiado Largo; Para Leer

Descubra cómo aceptar el silencio y la observancia puede transformar su comunicación y abrir un mundo de oportunidades que antes estaban eclipsadas por el ruido.
featured image - Lo más tranquilo en la habitación: cómo ser observador cultiva el éxito de por vida
ABrainArchitect HackerNoon profile picture
0-item

Imagine una realidad alternativa donde las palabras fueran moneda de cambio. En esta realidad, cada palabra que usted pronuncia agota los ahorros de su vida.


Desde el día que naces, te dan un número fijo, y es el mismo que el de todos los demás. Al igual que en un juego de mesa, tú decides cómo utilizar tus puntos.


Déjame preguntarte..


¿Cómo usarías tus palabras?


¿Cómo influiría esto en tu forma de comunicarte y con qué frecuencia lo haces?


¿Cómo medirías la importancia de las palabras que salen de tu boca?


¿Cuándo hablarías, cuándo preferirías quedarte callado?


Bien. Esa es la realidad en la que viví durante algunos años cuando tenía 6 años.


No recuerdo por qué se me ocurrió esto, ni dónde lo escuché, pero era un hecho conocido. Viví dentro de estos parámetros.


Realmente creía que a cada uno de nosotros se nos daba un número determinado de palabras para toda la vida. Una vez usados, eso fue todo, no pude recuperarlos.


Esta extraña creencia moldeó la forma en que interactuaba con el mundo y las personas que me rodeaban. Me convirtió en un oyente por defecto, enseñándome el poder silencioso de la observación.


Hoy en día, todavía estoy impactado por esta lección.


Todavía lo llevo en cada conversación, negociación e interacción como adulto.


Se convirtió en una filosofía de vida de la que quiero hablar hoy.

1. La cultura del ruido

El mundo no puede dejar de hablar. El silencio se confunde con la ausencia.


La cultura del ajetreo te engaña haciéndote pensar que siempre necesitas estar ocupado y hacer ruido.


Se trata de una búsqueda implacable, disfrazada de ambición. Constantemente susurra que para que te vean y tengas éxito, debes ser el más ruidoso y el más rápido.


Campañas de marketing como "Just Do It" de Nike te empujan a actuar sin pausa. Es glorificar la rutina por encima de todo.


Estos lemas se convierten en mantras, se integran en nuestra cultura. Le instan a seguir moviéndose, a seguir gritando, a seguir esforzándose, a expensas de una reflexión silenciosa y del progreso profundo y significativo que puede aportar.


Plataformas como Instagram y TikTok han transformado la forma en que vemos el éxito y la visibilidad. Voces más fuertes y creación rápida de contenido significan mayores logros.


El rápido ritmo de los ciclos de noticias lo presiona a permanecer siempre informado y hacer oír su voz.


Los reality shows glorifican a quienes dominan la conversación. Promueven el valor de la velocidad y el volumen en lo más profundo de su conciencia cultural.


Este cambio está empujando a la sociedad a un estado de compromiso. El ruido de publicar y compartir incesantemente ahoga los momentos de tranquila introspección.


Peor aún: te dicen que el silencio es un fracaso, que la quietud es un paso atrás.


¿Qué coste paga tu voz en una carrera donde todos hablan pero nadie escucha?


Piensas: "Debo hacer más, hablar, destacar".


Estás intercambiando profundidad por volumen, confundiendo el eco de tu propia voz con progreso.


Este impulso nunca se detiene. Te empuja a responder, reaccionar y seguir adelante. Pero a menudo esto se logra a expensas de la comprensión, la profundidad y la conexión real.


¿Qué pasa si este sesgo hacia la acción le está costando más de lo que cree?


¿Qué pasa si tu incapacidad para escuchar y observar es el ladrón silencioso de la innovación, la empatía y el progreso significativo?

2. Ganar mediante la observancia

Cuando abrazas el poder silencioso de la observación, desbloqueas el potencial para acciones más precisas e impactantes.


El silencio se convierte en tu estrategia. Le permite recopilar datos y comprender el mundo de una manera que el volumen nunca podría hacerlo.


Le proporciona ventajas incomparables.


La observación es un regalo. Es como reunir inteligencia gratuita. Cada dato agudiza sus decisiones. Hace que tus movimientos no sólo sean calculados sino también más impactantes.


Esto es lo que hay al otro lado del volumen:



Ventaja estratégica : el movimiento del Real G en silencio. Como los jugadores más hábiles en el juego de la vida, aprenderá que cuanto más observe, más precisas serán sus acciones.


Comunicación mejorada : escuche más. Hablarás un idioma que todos anhelan: comprensión. Esto no solo mejora tus habilidades de comunicación, sino que también hace que cada palabra que elijas sea más poderosa. También te sintonizas con las señales no verbales y comprendes lo tácito. No subestimes el contacto visual, las expresiones faciales, el lenguaje corporal y el tono de voz.


Conexiones más profundas : las personas gravitan hacia aquellos que realmente escuchan. Al darles la palabra a otros, les das el regalo de ser escuchados, fomentando conexiones más profundas y significativas. Esta atención hace que las personas se sientan valoradas y comprendidas. Naturalmente, los acerca a ti.


Habilidades mejoradas para resolver problemas : a menudo eres el primero en detectar problemas potenciales: captas señales sutiles. Esto le permite abordar los problemas antes de que se agraven.


Mejor toma de decisiones : obtener más información antes de decidir conduce a mejores resultados. También conduce a otros más eficaces.


Mayor creatividad : Ser observador hace que sea más probable que notes la belleza y las complejidades del mundo. Esto alimenta la creatividad y la innovación.


Mayor autoconciencia : Reconocer patrones de comportamiento permite el crecimiento personal. Mejora la inteligencia emocional, haciéndote más adaptable y empático.


No tienes que confiar en mi palabra. Tómelo del propio maestro de la observación y la estrategia silenciosa: "el lobo de cachemira", también conocido como Bernard Arnault .


Demostró magistralmente el poder de la observancia en el mercado de artículos de lujo a finales de los años 90.


En dos cortos años, superó las complejidades de las negociaciones entre Louis Vuitton y Moët Hennessy, y logró jugar en ambos lados de manera efectiva.


Su silencio estratégico y su aguda observación le permitieron hacerse con el control. Esto llevó a la creación de LVMH, el conglomerado de artículos de lujo más grande del mundo. Lo impulsó a convertirse en una de las personas más ricas del mundo.


3. La idea errónea de la tranquilidad

Quizás estés pensando “No es identificable con Bernard Arnaud. Además, necesito ser el macho Alfa en la sala, de lo contrario la gente pensará que soy débil”.


¿Creen que eres débil?


Bien.


Que piensen eso. Así es como se juega al ajedrez.


Ser subestimado ES tu mayor ventaja.


Los líderes más eficaces a menudo operan bajo el radar, observando y planificando antes de tomar medidas. La tranquilidad te permite


  • Recopilar información
  • Comprender la dinámica en juego
  • Golpea con precisión cuando sea el momento adecuado.

La verdadera fuerza no necesita una validación constante a través del ruido.


La confianza tranquila impone respeto de una manera que el hablar constante no puede lograr. Es la marca de alguien que está seguro de sus habilidades y no necesita ser el centro de atención para saber lo que vale.


Mientras otros están ocupados hablando, usted absorbe, aprende y obtiene conocimientos que ellos no tienen.


Escuchar le brinda una comprensión más profunda de las personas y las situaciones.


Te convierte en un amigo más empático. Un empresario más astuto. Un solucionador de problemas más eficaz.


Cuando estás callado, la gente no puede predecir tu próximo movimiento. Esto te da el elemento sorpresa.


Esta es una táctica poderosa tanto en el ámbito personal como profesional. Te permite navegar situaciones con una ventaja que ellos nunca ven venir.


Deja que el mundo te subestime.


Sólo amplifica el impacto que tendrás cuando elijas hablar con tus acciones y las palabras cuidadosamente elegidas que siguen.


"Conozco gente silenciosa, desconectada y desinteresada".


¿Crees que el silencio indica desconexión?


Piensa otra vez.


En el mundo de la comunicación, el silencio muchas veces se malinterpreta.


Cuando estás en silencio, no estás al margen; Estás profundamente inmerso en el juego.


Guardar silencio es simplemente involucrarse de manera diferente.


A menudo me llamaban “ausente de la conversación”, cuando en realidad estaba:


  • Escuchar activamente y absorber cada palabra.
  • Procesar información, hacer conexiones que pasaron por alto.
  • Esperar el momento en que mi opinión pueda tener el impacto más significativo.


Las interacciones son reflexivas, no impulsivas.


Entonces, si todavía estás indeciso, abraza el silencio.


No silencia tu impacto, sino que lo magnifica. Garantiza que cuando hablas, el mundo escucha.


4. Observaciones desde el rincón tranquilo

Ninguna estrategia es perfecta.


Al observar las creencias de mi propia infancia que me llevaron a gravitar hacia un mundo de observación, también debo admitir que fui demasiado lejos.

Quiero mencionar esto porque es posible que usted esté en un lado o en el otro de la ecuación. Y eso no significa que no puedas adaptarte a lo largo del camino.


Dejame explicar.


Cuando me convencí de que los humanos tenían una cantidad limitada de habla, lo llevé al extremo.


Recuerdo varias veces cuando eso sucedió.


Un ejemplo sería un desacuerdo en el auto entre mi mamá y mi hermano, del cual yo tenía la respuesta para romper la discusión.

Me pregunté: ¿Vale la pena mis palabras? La respuesta fue no, así que los dejé discutir un poco más y seguí con mis pensamientos.


Evidentemente, en algún momento me di cuenta de que esto no era sostenible ni exacto.


Pero después de años de hacer esto, moldeó mi forma de ver e interactuar con el mundo.


Elijo mis palabras con cuidado.


Siempre escucho y hablo en una proporción de 90/10.


Sólo hablo cuando es pertinente o necesario.


El bueno:


Siempre dejo que la gente hable antes que yo, ya sea en grupo o uno a uno. Normalmente tengo más información sobre sus pensamientos e intenciones. Tienen menos sobre mí en un momento dado. Esto me da influencia.


Me siento bastante cómodo con el silencio. Utilizo esta herramienta para negociaciones, ventas.


Recopilo datos antes de tomar decisiones. Esto se aplica a todos los ámbitos de la vida.


Algunas personas disparan y luego apuntan.


Otros apuntan, disparan.


Apunto, respiro profundamente para estabilizarme. Me sintonizo con las señales sutiles que me rodean. Noto el movimiento del viento, el susurro de las hojas y los senderos ocultos entre la maleza. Alineo mi enfoque.


Luego, lanzo un tiro mortal.


Lo no tan bueno:


El miedo a hablar en público surgió de mi creencia de que cada palabra que dijera tenía que tener peso. Cuanta más gente escuchaba, más crucial se volvió que mis palabras resonaran por igual en todos.


Esto amplificó la presión sobre cada declaración que hice.


Con el tiempo, esta expectativa que me propuse se volvió abrumadora.


Me llevó a momentos en los que simplemente me quedaba paralizado, incapaz de hablar.


En resumen, la presión autoimpuesta creó ansiedad social.


Hay dos lecciones que aprendí de esto:


  1. Cuando crees en algo lo suficiente, tiene el poder de cambiar tu realidad. Cambia quién eres y cómo actúas.
  2. Comprometerse plenamente en una dirección significa que te estás alejando del otro lado. La dualidad es real y, a veces, es necesario adaptarse.


5. Marcos: cultivar una vida observadora

Adoptar un estilo de vida de observancia no significa que tengas que adoptar el silencio como un estado permanente. El objetivo es que encuentres un equilibrio que mejore tu percepción, tu toma de decisiones y tus interacciones.

Hay un dicho que mi abuela solía compartir:

" Tourne 7 fois la langue dans ta bouche avant de parler ", que literalmente se traduce como " girar la lengua dentro de la boca siete veces antes de hablar ".

Este proverbio francés enfatiza el valor de una comunicación reflexiva.

Se trata de darle a tus palabras el peso que merecen, asegurando que lo que dices realmente importe.

Ahora, al entrar en una sala llena de voces, probablemente sientas el impulso de unirte al coro de inmediato. He aquí una idea: intente reprimirse; observar primero.

La percepción que obtienes al ver a los demás ir primero le da ventaja a tus palabras.

Lo que sale de tu boca resonará más profundamente porque está informado.

Mejorando sus habilidades de observación: una guía personal

Disminuir la velocidad : Todo es súper rápido estos días. Intente presionar el botón de pausa de vez en cuando. Mire a su alrededor y empápese de todo. Se sorprenderá de lo que se ha estado perdiendo.


Utilice todos sus sentidos : la vida es una experiencia multisensorial. Recuerda oler la lluvia, sentir la textura de un libro viejo, escuchar la inflexión en la voz de alguien. Se trata de abrazar el mundo en su totalidad.


Estudie los detalles : las cosas más pequeñas pueden tener los mayores significados. Presta atención a los matices, a los ligeros ceños fruncidos, a las vacilaciones antes de hablar. Estos detalles cuentan una historia más fuerte que las palabras.


Escríbalo : consiga un cuaderno. Úselo para escribir lo que ve, oye y siente. No se trata sólo de recordar cosas, sino de reconocer patrones en tu vida. Se trata de las repeticiones y los cambios.


Mirar y escuchar : del 70 al 93% de toda la comunicación es no verbal. Hay todo un mundo de significado en la forma en que alguien se para, la mirada en sus ojos o el tono de su voz. Empiece a prestarles atención. Entonces comprenderá lo que la gente realmente dice, mucho más allá de sus palabras.

Hacer todo esto no sólo te hace más observador. Te conecta más profundamente con la vida, con la gente y, sí, también contigo mismo.


6. La revolución silenciosa ✊

El poder de la observación no son sólo sus ventajas estratégicas en la toma de decisiones. También agrega profundidad a las relaciones.


Se trata de fomentar una conexión más profunda con el mundo que nos rodea y con nosotros mismos.


Esta revolución silenciosa es un llamado a abrazar las sutilezas de la vida, a encontrar fuerza en el silencio.


Te dejo con esto. Si quieres unirte, la misión es sencilla:


  • Habla menos, observa más.
  • Observe el mundo en todos sus detalles.
  • Escuche con intención.
  • Elige tus palabras con propósito.


Es posible que descubra que la revolución silenciosa le lleva a muchas más oportunidades que antes.


Quizás esas oportunidades siempre estuvieron ahí. Estabas demasiado ocupado y ruidoso para notarlos.


Recuerde: no se está retirando del mundo; estás interactuando con ello en un nivel más profundo.


Amigo, bienvenido a la revolución silenciosa.


Eso es todo por hoy, gracias por leer.​


Estrategia tuya,


ben