paint-brush
Cómo puede estar evitando información desagradable con el efecto avestruzpor@vinitabansal
739 lecturas
739 lecturas

Cómo puede estar evitando información desagradable con el efecto avestruz

por Vinita Bansal2022/05/19
Read on Terminal Reader
Read this story w/o Javascript

Demasiado Largo; Para Leer

El economista conductual George Loewenstein de la Universidad Carnegie Mellon acuñó el término “efecto avestruz” para describir este fenómeno. Es un sesgo cognitivo que hace que las personas eviten la información negativa, incluida cualquier retroalimentación que pueda ayudarlos a tener una idea de cómo se están desempeñando en sus objetivos. La única manera de cambiar es querer cambiar. Evitar la información incómoda no te vuelve estúpido, solo valida que eres humano. Y como ser humano, puedes tomar medidas para aceptar la incomodidad.

People Mentioned

Mention Thumbnail
featured image - Cómo puede estar evitando información desagradable con el efecto avestruz
Vinita Bansal HackerNoon profile picture


Los avestruces entierran la cabeza en la arena cuando sienten el peligro, asumiendo que el peligro pasará si lo evitan el tiempo suficiente. Los humanos no somos diferentes. Cuando tratamos con información desagradable, o información que nos desafía de una manera que no queremos que nos desafíen, pretendemos que la información no existe. Enterramos la cabeza en la arena como los avestruces.


¿No evitamos todos los conflictos en el trabajo solo porque tememos la conversación o nos preocupamos por el resultado? Ignorar a tu jefe cuando sabes que podría tener algo negativo que decir sobre ti. Retrasar la programación de una llamada con un cliente que está enojado contigo por extender los plazos de entrega. Ignorar los datos que muestran tu proyecto favorito en el trabajo es un desastre mientras buscas información que justifique tu decisión. Negarse a medir el progreso de su trabajo cuando sabe que se está quedando atrás y se siente ansioso por no cumplir con la próxima fecha límite.


Algunas personas llegan a evitar la información negativa para proteger su autoestima. No quieren que la información desagradable destruya la imagen que han creado de sí mismos.


La información desagradable crea una paradoja para el cerebro. Es un conflicto entre nuestra mente racional que sabe que algo es importante mientras que nuestra mente emocional trata de evitarlo anticipando que hacerlo será doloroso. El conflicto entre lo que racionalmente sabemos que es importante y lo emocionalmente doloroso nos hace apartar la mirada de la información que podría ser útil.


El economista conductual George Loewenstein de la Universidad Carnegie Mellon acuñó el término “efecto avestruz” para describir este fenómeno. Es un sesgo cognitivo que hace que las personas eviten la información negativa, incluida cualquier retroalimentación que pueda ayudarlos a tener una idea de cómo les está yendo con respecto a sus objetivos, especialmente cuando la información se percibe como desagradable, no deseada o evoca una fuerte respuesta emocional negativa.


Independientemente de cómo elija responder a la información indeseable: evítela por completo, ignórela al no prestarle la atención que exige, extraiga una interpretación sesgada al rechazar ciertos puntos de vista o intente borrarla de su memoria en un intento de olvidarla. todos se derivan de tu necesidad de evitar lo incómodo.


Daniel Kahneman, psicólogo y economista destacado por su trabajo en la psicología del juicio y la toma de decisiones, así como en la economía del comportamiento, por lo que recibió el Premio Nobel de Ciencias Económicas en 2002, dice:


Muchas de las opciones que enfrentamos en la vida son mixtas: existe el riesgo de perder y la oportunidad de ganar, y debemos decidir si aceptamos la apuesta o la rechazamos... Para la mayoría de las personas, el miedo a perder $100 es más intenso que la esperanza de ganar $150


Su investigación llevó a esta conclusión: las pérdidas son más importantes que las ganancias y las personas tienen aversión a las pérdidas.


Es esta aversión a la pérdida la que nos hace propensos al efecto avestruz y evitamos cualquier información desagradable.


¿Cómo te impacta el efecto avestruz?

Retrasar algo que es importante cuidar tiene un costo enorme. Es posible que subestimes el costo que tienes que pagar para evitar enfrentarlo a tiempo. También puede subestimar los beneficios de manejarlo ahora.


Te enfrentas a consecuencias mucho peores. Un problema simple se convierte en una situación mucho más complicada cuando se ignora el tiempo suficiente, lo que hace que sea mucho peor y difícil de manejar más adelante. El estrés y la ansiedad adicionales afectan su salud, su bienestar mental y su calidad de vida en general.


Es un círculo vicioso de incomodidad seguido de evitación seguido de mucha más incomodidad.


Sin observar su comportamiento y pensamiento en circunstancias cruciales, el efecto avestruz puede afectar su pensamiento y hacerle reaccionar desfavorablemente a la información no deseada.


Todos somos víctimas de sesgos cognitivos que se interponen en el camino de una toma de decisiones efectiva. La única manera de cambiar es querer cambiar.


Evitar la información incómoda no te vuelve estúpido, solo valida que eres humano. Y como ser humano, tienes la capacidad de cambiar. Esto significa que puede tomar medidas para aceptar la incomodidad, especialmente cuando hay mucho en juego.


En la vida y los negocios, gana la persona con menos puntos ciegos. Eliminar los puntos ciegos significa que vemos, interactuamos y nos acercamos a la comprensión de la realidad. Pensamos mejor. Y pensar mejor se trata de encontrar procesos simples que nos ayuden a resolver problemas desde múltiples dimensiones y perspectivas, permitiéndonos elegir mejor soluciones que se ajusten a lo que nos importa. La habilidad para encontrar las soluciones correctas para los problemas correctos es una forma de sabiduría -Shane Parrish


Estrategias para superar el efecto avestruz y tomar mejores decisiones

  1. Da pequeños pasos

Como humanos, hemos evolucionado enormemente. Pero nuestros cerebros aún no pueden diferenciar entre una amenaza percibida y una real.


Pensar en hacer algo con un resultado potencialmente malo desencadena una respuesta de miedo. Nuestro cuerpo se pone en alerta máxima tratando de combatir esta decisión como un mecanismo de protección natural para mantenernos alejados del peligro. Cuanto mayor es el peligro percibido, más fuerte es la respuesta emocional para combatirlo.


Moldeado por la evolución para protegernos de las amenazas de nuestro entorno, la respuesta es casi automática e inconsciente. Sentimos que la presión se acumula dentro de nuestro cuerpo: respiración acelerada, aumento de los latidos del corazón, palmas sudorosas, sensación de tensión en el cuello y la mandíbula. Nuestra seguridad no está en riesgo aquí, aunque ciertamente se siente así. Es el resultado de nuestra respuesta de lucha o huida provocada por la amígdala en nuestro cerebro o, como dice Daniel Goleman, la amenaza percibida conduce al "secuestro de la amígdala".


Esta respuesta de lucha o huida es vital para nuestra supervivencia en otras circunstancias cuando existe un peligro real: para escapar de un edificio en llamas o cuando un automóvil a alta velocidad en una autopista se dirige a nuestro carril. Sin embargo, cuando se evoca en momentos tan cruciales, puede inhibir nuestra capacidad para tomar buenas decisiones.


¿Qué pasaría si apagaras el sistema de alarma de tu cerebro que resiste y teme la mala información? Dar pequeños pasos hace precisamente eso. Un pequeño paso que apenas se nota no es considerado una amenaza por nuestro cerebro.


Cuando busque información potencialmente desagradable, trate de dar pequeños pasos hacia ella. Por ejemplo, si necesita que se revise una propuesta de diseño pero teme que a otros no les guste, haga lo siguiente:


Primer pequeño paso: envíe un borrador de propuesta al equipo de revisión fuera de línea para solicitar su opinión.

Segundo paso pequeño: revise sus comentarios e incorpore sus comentarios.

3er pequeño paso: programe reuniones 1-1 con algunos miembros clave si necesita aclaraciones o tiene preguntas específicas.

Cuarto paso pequeño: Envíe el borrador actualizado a todo el equipo de revisión nuevamente.

5to pequeño paso: Programe una reunión para repasar la propuesta final. Al incorporar comentarios tempranos, estará menos preocupado por recibir comentarios negativos y podrá concentrarse en hacer las correcciones finales para que su diseño sea aceptado.


Al dar pequeños pasos hacia sus objetivos en el trabajo, puede superar el efecto avestruz y lograr un progreso significativo.

  1. Haz preguntas poderosas

Las grandes preguntas tienen el poder de desbloquear piezas clave de información que pueden ayudarlo a tomar una mejor decisión.


Si temes no tener respuestas a las preguntas que te puedas hacer, recuerda que una de las características de los solucionadores de problemas innovadores es que están dispuestos a plantear preguntas sin tener idea de cuál podría ser la respuesta. Parte de poder abordar preguntas complejas y difíciles es aceptar que no hay nada de malo en no saber. Las personas que son buenas para hacer preguntas se sienten cómodas con la incertidumbre -Warren Berger


Tomamos miles de decisiones en un día, grandes y pequeñas. Hablando de manera realista, no es factible optimizar todas esas decisiones. Pero agregará mucho valor si podemos aprender a optimizar al menos algunos críticos.


Al hacer estas preguntas, puede cambiar su pensamiento de evitar la información a estar activamente abierto a buscarla:


  • ¿Tengo toda la información que necesito para tomar esta decisión?
  • ¿Hay información adicional que deba recopilar que me ayude a tomar una mejor decisión?
  • ¿Existe la posibilidad de que pueda estar evitando algunos datos por temor a que puedan contradecir mis creencias y expectativas? ¿Cómo puedo asegurarme de que no estoy sesgado al elegir selectivamente datos que coincidan con mi creencia y rechazar cualquier cosa que la contradiga?
  • ¿Qué podría hacer que evite alguna información?
  • ¿Qué riesgos veo si actúo sin tener la información completa?
  • ¿Cuál es mi costo de retrasar la información que podría ser potencialmente útil para tomar esta decisión?


  1. Abraza la incomodidad

Muchas personas evitan la incomodidad y toman decisiones seguras para evitar el dolor que surge al elegir un camino incómodo.


Sin embargo, no se dan cuenta de que su crecimiento está un paso fuera de su zona de confort. Los momentos incómodos indican que está esforzándose y expandiendo sus habilidades, que está haciendo un trabajo que vale la pena. Si no estás luchando, en realidad no estás aprendiendo ni creciendo.


Aprender a aceptar la incomodidad se convierte en un paso esencial para superar sus prejuicios y buscar información que puede ser desagradable al principio, pero que tiene el potencial de ahorrarle mucha angustia en el futuro.


Algunas grandes estrategias para abrirse a esta idea:


  • Establezca objetivos que requieran que salga de su zona de confort y controle el progreso regular de estos objetivos. Establezca recordatorios automáticos o programe dichas actividades en su calendario.
  • Haga que las personas cercanas a usted lo hagan responsable de hacer lo que tiende a evitar.
  • Escriba los problemas que enfrentó al evitar la información y consúltelos de vez en cuando para que le sirvan como un recordatorio útil de la importancia de manejar tales situaciones a tiempo.


Al desarrollar el músculo donde los momentos incómodos te dan alegría en lugar de causarte dolor, puedes deshacerte de los comportamientos que limitan tu crecimiento, así como el crecimiento de las personas que te rodean.


Evitar información o buscarla activamente no siempre es una decisión sencilla. En caso de duda, recuerde este consejo final: Evitar la información cuando la información adicional solo conduce a la parálisis del análisis y realmente no lo ayuda a tomar la decisión correcta es una estrategia completamente razonable. Sin embargo, evitarlo solo porque te hace sentir incómodo te llevará a decisiones terribles más adelante.


Resumen

  • Los avestruces entierran la cabeza en la arena cuando sienten peligro. Este sesgo cognitivo denominado efecto avestruz también afecta a los humanos.
  • Tendemos a evitar la información que es desagradable, indeseable o que evoca una fuerte respuesta emocional negativa.
  • Evitar la información, retrasar las decisiones o posponer situaciones incómodas conduce a consecuencias mucho peores en el futuro.
  • Para superar este sesgo, una gran estrategia es dar pequeños pasos que apaguen el sistema de alarma de su cerebro que se resiste y teme la información desagradable.
  • Otra estrategia es hacer preguntas que puedan abrir su mente para buscar información que pueda ayudarlo a tomar una mejor decisión, incluso si es incómodo al principio.
  • Finalmente, desarrollar el músculo para aceptar la incomodidad contribuirá en gran medida a progresar en sus objetivos y configurar su futuro de acuerdo con esos objetivos. Una vez que te sientas cómodo con lo negativo, no lo evitarás activamente.

Publicado anteriormente aquí .